Los 100 del Barbanza reúnen a andaregos de siete países

Hay inscritos deportistas de Inglaterra, Alemania, Dinamarca, Bielorrusia, Francia, Portugal y Brasil // Acudirán también de diez autonomías españolas

Deportistas de siete países extranjeros y diez comunidades autónomas españolas se darán cita en la sexta edición de la Andaina de los 100 kilómetros que organizada por los International Trekkers Barbanza-Sar se disputará el din de semana del 22 y 23 de junio, en un circuito circular que sale y llega a Ribeira y que recorre los siete concellos de esta comarca gallega.

La prueba forma parte de la Copa Gallega de Andainas y, de esta forma, consolida su carácter internacional ya que en las tres últimas ediciones contó con runners o andaregos procedentes de otros países. Esta disciplina se disputa en dos modalidades: ultratrail en el que los inscritos cubren la distancia corriendo o andaina para hacerlos andando.

En esta ocasión se inscribieron participantes de Inglaterra, Alemania, Dinamarca, Bielorrusia, Francia, Portugal y Brasil. En cuanto a los españoles consignar que hay una treintena que llegarán de Cataluña, junto a deportistas de Euskadi, Cantabria, Asturias, las dos Castillas, Madrid, Comunidad Valenciana, Andalucía y, por supuesto, Galicia de donde proceden la mayoría de los andaregos.

En estos momentos hay 32 mujeres dispuestas a asumir al reto de cubrir los 100.000 metros de un circuito que, en esta edición, presenta menos dificultad que en las anteriores. Alguna de ellas, según los tiempos que especifican en la hoja de la inscripción, lo tiene previsto hacer en torno de las 13 horas

Dejar constancia que hasta el próximo día 15 se podrán anotar aquellos que deseen participar en la página web de la organización http://2019.itrekkers.org/.

Los 100 kilómetros del Barbanza se dividen en cinco tramos y hay 9 avituallamientos. El inicial sale de Ribeira y, siguiendo la costa, cruza Palmeira, A Pobra o Escarabote y se adentra en Boiro. Es casi plano y tiene 22 kilómetros.

El segundo discurre por Neixón, Beluso, Taragoña y se cierra en el polideportivo, punto kilómetrico 48, donde tendrá lugar la cena de los participantes.

A partir de ahí empieza la subida por san Ramón de Bealo, Moimenta y el punto más alto situado en el monte Iroite hasta A Graña. Por la balconada se dirigirán los supervivientes hacia A Curota y Moldes.

El último tramo, de doce kilómetros, es el más llevadero con descenso pronunciado y llano hasta la playa de Coroso, en Ribeira, punto y final de esta prueba en la que el deporte se mezcla con la aventura para sacar lo mejor de cada uno de los participantes.

En 19 horas y 13 minutos hicieron el trayecto completo una parte de los organizadores

Este fin de semana un grupo de miembros de los ITBS, organizadores de la prueba, realizaron el ensayo general para perfilar todo el trayecto. Fueron de la partida, Francisco González Lojo, Juan José Fajardo, Arturo Reboyras, Pepín Morales, Miguel Merino, Eduardo Autrán, Carlos Pérez y José Calviño, auxiliados por el director técnico Xaiño Méndez y el responsable de los avituallamientos, José Eiras Pose. Cubrieron los 100 kilómetros en 19 horas y 13 minutos. Todos coincidieron en que esta sexta edición es la más suave de las celebradas hasta ahora, especialmente en los primeros 27 kilómetros y la parte final. Tras la paliza hubo comida de confraternidad con las familias para celebrarlo.

En 19 horas y 13 minutos hicieron el trayecto completo una parte de los organizadores

Este fin de semana un grupo de miembros de los ITBS, organizadores de la prueba, realizaron el ensayo general para perfilar todo el trayecto. Fueron de la partida, Francisco González Lojo, Juan José Fajardo, Arturo Reboyras, Pepín Morales, Miguel Merino, Eduardo Autrán, Carlos Pérez y José Calviño, auxiliados por el director técnico Xaiño Méndez y el responsable de los avituallamientos, José Eiras Pose. Cubrieron los 100 kilómetros en 19 horas y 13 minutos.

Todos coincidieron en que esta sexta edición es la más suave de las celebradas hasta ahora, especialmente en los primeros 27 kilómetros y la parte final. Tras la paliza hubo comida de confraternidad con las familias para celebrarlo.

JAVIER FERNÁNDEZ. SANTIAGO

En pdf

Via: elcorreogallego.es